zócalo on ice

diciembre 5, 2007 § Deja un comentario

Todavía no se abría al público, pero el público no podía dejar de verla. Todavía no se encendían las luces que traen a cuestas la esencia navideña, pero el público no dejaba de verla. Ni siquiera habían puesto la alfombra roja por donde caminó Ebrard con todo y pareja para inaugurar el evento, pero el público no dejaba de verla. No habían salido los patinadores-mira cómo puedes llegar a patinar si practicas mucho-, ni los juegos artificiales, ni nada de eso. Los ángeles de hielo que custodiaban una de las entradas ya se estaban derritiendo. Y el público no podía dejar de verla. Yo me cansé de estar ahí, viéndola, blanca, fría, calculada, cuando me di cuenta de que llevaba 2 horas esperando, cuando un señor impaciente y grosero me empujó porque creyó que quería quitarlo de su lugar privilegiado para seguir viéndola. Mejor me di la vuelta, le dejé su lugar de visión lejana, panorámica… y sólo me quedé con esta imagen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo zócalo on ice en sol barrido.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: